Buscar
  • Alejandra

"ALGUNOS EXPERTOS COMPARTEN CON NOSOTROS LOS SECRETOS PARA ENCONTRAR A LA PAREJA IDEAL"


En el mundo moderno, encontrar una pareja se ha vuelto a la vez más fácil y más difícil. Por un lado, hay muchas páginas de contactos, aplicaciones de citas, lugares en los que sociabilizar, etc., pero, por alguna razón, las cosas rara vez terminan en una boda o en esa relación larga y duradera en el tiempo que tanto anhelamos muchos de nosotros.


Por ese motivo. expertos en la materia del Amor, nos van a indicar algunas sugerencias a modo de secretos que nos pueden ayudar a encontrar a esa persona adecuada con la que compartir nuestra vida en el día a día:


1. APRENDE A MÍRARTE A TI MISMO/A


Si tienes una alta expectativa de las cualidades de la pareja que deseas, mientras que tú mismo podrías no contar ni con la mitad de lo "solicitado", entonces tenemos malas noticias para ti. No hay que esperar un milagro y pretender que el príncipe o la princesa se enamore de ti a pesar de todos tus defectos. En primer lugar, tienes que aprender a autoevaluarte a ti mismo, y comprender que tu futura pareja también lo hará. Trabaja en ti mismo, tratando de convertirte en la clase de persona que quieres atraer.


2. TRATA DE AVERIGUAR QUE DESEA DE LA VIDA LA OTRA PERSONA


Aquí está todo claro. Si tiene prioridades diferentes a las tuyas desde el principio, es poco probable que se llegue a construir una relación duradera. Pero tampoco esperes que el otro te cuente todos sus valores y metas de la vida inmediatamente. Observa cómo se comporta con las personas cercanas, si su familia es importante para él o ella, o si todavía está "buscando aventuras", por ejemplo. El resultado de este tipo de observaciones será mucho más valioso que las palabras de tu potencial pareja


3. NO TE CENTRES EN LA APARIENCIA


Si toda tu vida has estado esperando a un rubio de ojos azules o a una seductora de ojos verdes, no significa que los morenos o las mujeres de ojos marrones no puedan establecer contigo una relación sólida. La apariencia es importante para ciertos tipos de encuentros (y no siempre), pero si tu objetivo es formar una familia, por ejemplo, será mejor prestar más atención a las cualidades que tu pareja podría mantener a lo largo de su vida. (La apariencia, por desgracia, cambia seguro).

Una analogía con los amigos es un buen ejemplo. Observa de cerca a tus mejores amigos: lo más probable es que su apariencia no sea perfecta, pero tienen las cualidades que tú valoras. Lo mismo ocurre con las relaciones: sé más flexible al elegir una pareja y evalúa, antes que nada, el mundo interno, sin importar cuán cursi pueda sonar.


4. HAZTE LA SIGUIENTE PREGUNTA ¿ HABLAMOS EL MISMO LENGUAJE DEL AMOR ?


El lenguaje del amor es la forma que una persona posee para expresar y dar amor a su pareja.

Algunos expertos en la materia distinguen 5 formas de hacerlo: palabras de afirmación, tiempo de calidad, regalos, actos de servicio y tacto físico. Es un buen indicio cuando la forma de entender el amor coincide entre dos personas, pero si no es así, podrían comenzar algunas dificultades. Por ejemplo, para ti la mejor expresión de amor es que no se te moleste, y que tu pareja, por el contrario, tenga tendencia a deprimirse si no se habla con ella o se la abraza con regularidad. Aprender a tiempo qué expresiones de amor son valiosas para él o para ella, puede ayudar mucho a que esa relación funcione en ambas direcciones.


5. ESCUCHA TUS SENTIMIENTOS


No ignores a tu intuición cuando te envía señales de que algo anda mal. Por ejemplo, antes de reunirte con esa persona que estás tratando de conocer, te sientes mal una mayor parte del tiempo o empiezas a llegar tarde a las citas sin una razón aparente, en ese caso algo te está indicando tu corazón. Y si, por el contrario, cuando él o ella está cerca, sientes que el tiempo pasa volando, eso puede ser una buena señal. Aunque también habría que poner atención si todo parece estar bien, pero no te sientes inspirado a su lado, quizás pueda ser otra señal a tener en cuenta. Sea como fuere, escúchate a ti mismo, porque eres tú quien va a elegir si continuar o no con esa persona de aquí en adelante y no serán tus amigos, tus padres u otras personas de tu entorno quienes lo hagan por ti.

90 vistas1 comentario